Solución Integral Empresarial

Informalidad laboral se resiste a bajar al nivel que necesita la economía

El Dane dio a conocer ayer los reportes actualizados del mercado laboral en Colombia, en los cuales se aprecia que esta problemática, si bien muestra un ligero rezago frente a años anteriores, en los últimos meses se resiste a ceder y, por el contrario, pareciera que ya está siendo alcanzada también por la desaceleración.

En este corte de cuentas para el período enero-marzo, la proporción de ocupados informales fue 56,3%, lo que inicialmente significa una disminución de 1,9 puntos porcentuales respecto al mismo trimestre del año anterior, cuando había quedado en 58,2%.

Si bien en primera instancia esta parece una buena noticia, puesto que se entiende que cada vez hay menos personas trabajando en esta condición, cuando se hace un seguimiento a los últimos cuatro reportes, se ve un crecimiento sostenido y un retroceso en la erradicación de este flagelo, especialmente en las regiones, donde es más fuerte.

Para ser más claros, el período septiembre – noviembre del 2023 fue de 55,5%, mismo que el de octubre – diciembre, y después de eso empezó a subir, primero a 55,7% para noviembre – enero y después a 56,3% para diciembre – febrero, que es el mismo dato que se entregó en el más reciente informe oficial.

Estos datos no son menores si se tiene en cuenta que, según analistas como María Claudia Llanes, economista del BBVA Research, combatir este flagelo es necesario para hacer frente a otros problemas más grandes como la pobreza. Pese a que esta experta destacó avances en la materia, estos se han ido perdiendo como ya se mostró.

“En Colombia, el 71,4% de los hogares tienen privación en el indicador de informalidad. En otras palabras, muchos hogares tienen algún ocupado mayor de edad que no está afiliado al sistema pensional y no es pensionado. Los avances en formalización reciente se notan y de hecho, el porcentaje de hogares con privación en este indicador se redujo en 1,3 puntos porcentuales frente a 2022”, explica Llanes para mostrar otra arista de este flagelo.

Por otra parte, para las 13 ciudades y áreas metropolitanas, esta proporción fue 41,4%, lo que representó una disminución de 1,4 puntos porcentuales respecto al trimestre enero – marzo 2023 (42,8%).

“Para el total de las 23 ciudades y áreas metropolitanas, la proporción de informalidad se ubicó en 42,7%, lo que significó una disminución de 1,5 puntos porcentuales respecto al trimestre enero – marzo 2023 (44,3%). Frente a los centros poblados y rural disperso, la proporción de informalidad para el trimestre enero – marzo 2024 fue de 84,1%”, dijo el Dane.

Incidencia por género

En el desagregado por género para la informalidad, el Dane sostuvo que la proporción de hombres informales en el trimestre enero – marzo 2024 fue de 58,1%, lo que significó una disminución de 2,4 puntos porcentuales respecto al mismo trimestre del año anterior. En el caso de las mujeres, el 53,7% eran ocupadas informales, respecto al trimestre enero – marzo 2023 (54,9%), lo que implicó una disminución de 1,2 puntos porcentuales.

Para las 13 ciudades y áreas metropolitanas, en el trimestre enero – marzo 2024 la proporción de mujeres informales fue de 40,8%, mientras que para las 23 ciudades y áreas metropolitanas esta proporción fue 42,0%, lo cual representó una disminución de 1,1 y 1,2 puntos porcentuales, respectivamente frente al trimestre enero – marzo 2023.

Por su parte, en Centros poblados y rural disperso, para el trimestre enero – marzo 2024, la proporción de informalidad de las mujeres fue de 84,0%, mientras que para los hombres fue de 84,2%.

Por último, en la revisión regional de este indicador durante el período de análisis presentado por el Dane, de las 23 ciudades y áreas metropolitanas, aquellas que presentaron mayor proporción de informalidad fueron: Sincelejo (69,9%), Riohacha (61,7%) y Cúcuta A.M. (60,9%), mientras que las ciudades con menor proporción de informalidad fueron: Bogotá D.C. (33,3%), Manizales A.M. (35,0%) y Medellín A.M. (38,0%).

Cabe recordar que para la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), la realidad de la informalidad laboral se debe revisar como una problemática sistémica que no sólo afecta la calidad de vida de quien se encuentra en esta condición, sino el crecimiento y la economía de los países que la dejan crecer.

La evidencia muestra que la informalidad podría proporcionar empleos, ingresos y una red de seguridad para los trabajadores. Sin embargo, en niveles altos, la informalidad resulta en una productividad reducida, un declive tanto en el Índice de Desarrollo Humano como en los indicadores del PIB, y un aumento en la pobreza.

Este organismo internacional ha resaltado en varias ocasiones que “la informalidad puede actuar como una barrera para el crecimiento a largo plazo, la competitividad y la formalización empresarial. Tiene consecuencias económicas y sociales más amplias y significativas, como ingresos fiscales más bajos, limitando el alcance de los gastos gubernamentales, incluidos los sistemas de protección social”.

Esta realidad también sirve como precedente para lo que vendrán durante los próximos meses con la reforma laboral, que para varios analistas y centros de estudio terminará incentivando la informalidad, en lugar de impulsar la generación de empleo de calidad que permita mejorar las condiciones de vida de los trabajadores y apoyar el desarrollo económico del país.

Cae el empleo entre los jóvenes

Ayer también se conocieron los resultados del mercado laboral para los jóvenes entre 18 y 25 años en el país, en los cuales se conoció que durante el trimestre enero – marzo 2024, la tasa global de participación de la población joven en el total nacional fue 54,9%, registrando una disminución de 1,1 p.p. en comparación con el mismo período del año anterior (55,9%), según el reporte del Dane.

Entre tanto, la tasa de ocupación para el total de personas en este rango de edad fue 43,9%, presentando una disminución de 1,4 p.p. comparada con el trimestre enero – marzo de 2023 (45,3%). La tasa de desocupación de la población joven se ubicó en 20,0%, registrando un aumento de 1,0 p.p. frente al trimestre enero – marzo de 2023 (19,0%).

Así las cosas, queda claro que este es otro frente de acción sobre el cual se debe trabajar con urgencia por parte de autoridades como el Mintrabajo.

Fuente:https://www.portafolio.co/economia/empleo/informalidad-laboral-el-palo-en-la-rueda-para-el-desarrollo-de-colombia-604577

Scroll al inicio
×