Solución Integral Empresarial

Planeación tributaria del régimen simple y ordinario para profesionales de la salud en 2024

La planeación tributaria del régimen simple y ordinario para profesionales de la salud es importante, porque permite optimizar la carga fiscal del contribuyente.

Además, funciona como estrategia a largo plazo que se adapta a las características específicas de cada persona o empresa.

La elección del régimen tributario adecuado es fundamental para los profesionales de la salud, ya que impacta directamente en sus obligaciones fiscales y la carga tributaria final.

A continuación, Gustavo Chalparizan, a través de un caso práctico, realiza un análisis por parte de los profesionales de la salud, y presenta si les conviene más estar en el régimen simple de tributación o en el ordinario.

Depuración en el régimen ordinario

En cualquiera de los escenarios sea persona natural declarante en el formulario 210 o persona jurídica declarante con el formulario 110, se registra la depuración en la sub cedula general, partiendo de los ingresos generadores de utilidades, los cuales son susceptibles de incrementar el patrimonio del contribuyente.

Normalmente, un profesional de la salud depura dentro del régimen ordinario, tomando los ingresos, restando la devolución en descuentos, restando ingresos no constitutivos de renta y ganancia ocasional; adicionalmente, la salud y la pensión se restan a esos ingresos netos o se le imputan los costos para obtener la renta bruta y restar las deducciones por dependientes, los intereses por leasing o por créditos hipotecarios, rentas exentas como el 25 %, las cesantías e intereses de cesantías, obteniendo así la renta líquida gravable para aplicar la tarifa de impuesto completando así la depuración ordinaria.

Régimen simple vs régimen ordinario en el sector salud

Ventajas en el régimen simple:

Simplicidad administrativa: menor carga en la gestión de obligaciones tributarias.

Tarifas impositivas bajas, dependiendo del nivel de ingresos.

Pago bimestral del impuesto, lo que indica facilidad en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

No requiere llevar contabilidad: reduce la carga administrativa y los costos asociados.

Desventajas:Limitación en ingresos

No permite deducciones, puesto que no se pueden descontar costos y gastos relacionados con la actividad profesional.

Impuesto único sobre la renta y el IVA, ya que, se discrimina entre ambos impuestos.

No aplica para sociedades, solo aplica para personas naturales.

Ventajas en el régimen ordinario:Posibilidad de deducciones: permite descontar costos y gastos relacionados con la actividad profesional del sector salud, lo que reduce la base gravable del impuesto sobre la renta.

Discriminación entre renta e IVA: permite una mejor planificación fiscal.

Aplica para sociedades, permitiendo así la constitución de sociedades como SAS o SA, lo que puede ofrecer beneficios en términos de responsabilidad y gestión financiera.

Desventajas:Mayor complejidad administrativa, mayor dedicación y conocimiento para el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Tarifas impositivas más altas

Pago mensual del impuesto, con mayor frecuencia en el cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Requiere llevar contabilidad, implicando costos adicionales asociados a la gestión contable.

Aspectos destacados

Dentro del área de la salud específicamente, el régimen ordinario y el régimen simple han sido usados por los profesionales de la salud, teniendo en cuenta siempre las ventajas y desventajas que se tienen en cada uno de estos regímenes en la carga fiscal, por ello te mencionamos los siguientes aspectos, destacados dentro de la conferencia previamente mencionada:La proyección anual muestra un incremento del 11 % en los ingresos de los profesionales de la salud para 2024.

Para saber a qué régimen pertenecer se deben tener en cuenta el análisis de la declaración de renta como persona natural, declaración de renta con una sociedad constituida, declaración de renta con costos y deducciones, y declaración de renta con costos estimados.

Es de importancia realizar una planeación tributaria y proyección del impuesto con al menos 2 años de anticipación.

La necesidad de conocer la actividad económica y naturaleza jurídica del contribuyente para tomar decisiones adecuadas en materia tributaria es base fundamental en el proceso de elección de régimen.

Es fundamental destacar la alta carga tributaria y los aportes a seguridad social que afectan a los profesionales de la salud.

Hay que estar al tanto de las sanciones y penalidades por omisión o errores en el pago de impuestos y aportes a seguridad social.

Fuente:https://micontabilidadcom.blogspot.com/2024/04/planeacion-tributaria-del-regimen.html

Scroll al inicio
×